viernes, 23 de junio de 2017

DESDE LA AZOTEA

… pregonadlo desde la azotea.
(Mt. 10, 26-33)


No es tiempo de temer,
mis hermanos.
En nuestras manos está su Palabra.

Palabra que no tiene puertas
ni es baúl bajo llaves,
ni es tesoro que se esconde en cortijo.

Es audacia que se predica desde azoteas,
es  llama viva
que no ceniza agostada.
Promesa consumada en pleno día.

No es tiempo de temer.

La fe radicaliza nuestra fortaleza
de discípulo
llamado a ser eco sin fronteras,
por encima de honores y poderíos,
en medio de nieblas y oscuridades…

Porque
¡en nuestras manos está su Palabra!

sábado, 17 de junio de 2017

PAN Y VINO


 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna.
(Jn. .6, 51-59)



Señor, tu harina de trigo
y tu fruto de la vid sobre el altar
son el velo de fe
que esconde retazos insondables de tu gloria
sobre el mantel cansado de nuestro planeta.

Tu comida y tu bebida, Señor,
son la savia de todos los frutos molidos
en la fachada humana de nuestra tierra.

Tu carne y tu sangre
labran, sobre el altar de nuestra fragilidad,
lecciones de cordialidad y acogida,
de paz, de justicia,
de vida y verdad.

En torno a tu mesa, nos unes a los pobres,
y a los olvidados, 
y a los perdidos de todos los pueblos.
En tu mesa, Señor,
la muerte y los odios son vencidos,
y nos haces hijos de tu ternura.

Y en el sagrario procesional
hoy guardas espigas y uvas compartidas.
Eres ciudadanía de Dios,
de todas las luces y de todas las sombras…

Haznos, Señor, custodia
que contigo porte las penas del mundo,
porque tu pan y tu vino
abren caminos de alianza
                                           fraternalmente.

viernes, 9 de junio de 2017

VIDA ETERNA

…que tengan vida eterna.
(Jn. .3, 16-18)


Dios mío, Trinidad santa,
Padre,
Hijo
y Espíritu Santo.
Diálogo en la unidad,
en donde se funden la verdad generosa
y la comunidad de amor.

Inmensa cercanía. Tu horizonte está en la tierra,
con proyecto de eterna encarnación
y sementera inagotable de signos de bondad.

En nuestra vida palpamos tu presencia:
amor de madre,
huella de hijo crucificado,
               viento que levanta olas de humanidad.

Te manifiestas, Trinidad Santa,
en la brisa y en el silencio,
y en el dinamismo de tus profetas.
Te afirmas en la sonrisa del niño,
y en la mano fuerte que azota la injusticia.

Te revelas en la acogida al huérfano y a la viuda,
y en la palabra que fustiga toda intolerancia.
Te complaces en nuestras alegrías,
y lloras nuestras amarguras.

¡Oh, mis tres, totalmente uno!  Inmensidad,
vértice de la vida eterna,
prometida
            para cuantos consumen su fe en Ti.

sábado, 3 de junio de 2017

PAZ

Paz a vosotros… así os envío yo.
(Jn. 20, 19-23)


Paz. No es lágrima sutil que se añora.
No es lenta gota que horada una peña.
No es arenga de políticos instalados.
No es silencio prudente, ni celaje de deseos.

Paz es urgencia.
Es acción audaz, lucha sin arma.
Es ascua que enciende hogueras.
Es pureza de romeros y azucenas.

Paz no es la que el mundo da, Señor.
Es tu paz que exhala radicalidad.
Compromiso pascual. Noticia gozosa
que oxigena las cumbres de nuestros mundos.

Paz es romper discordias,
infundir verdad,
es quemar tinieblas con las gavillas de tu luz,
es comprender lo incomprensible,
es dar a fondo perdido,
y olvidar,  
olvidar,   
olvidar.

Maestro,
hazme herramienta para tu paz…

sábado, 27 de mayo de 2017

ID

Id y haced discípulos…
(Mt. 28, 16-20)


Amigos del Galileo,
dichosos vosotros que lo habéis visto subir al cielo,
tras su vapuleo en la tierra por amor.

Ahora triunfa. Sube a los cielos…
y os quedáis pasmados mirando a las nubes,
como huérfanos,
esperando que las cosas de la tierra
se arreglen desde el cielo.

Habéis vivido la ilusión de tenerlo a vuestro lado
y ahora se marcha a cumplir con el Padre,
no sin antes echar el cerrojo a vuestros miedos.

Porque ahora suena vuestra hora en su Espíritu:
ser audaces testigos
y gallardos arrieros en el camino que conduce a Él.

Fue necesario que os dejara.
Habríais podido continuar mucho tiempo alucinados,
mirando al cielo, soñando castillos en el aire,
a pesar de la urgencia de su evangelio.

Hacía falta que Él se fuera
para que todos los hombres escuchen su voz
a través de vuestra voz.

Id,
no sigáis agarrados a las nubes.
Mostrad su camino que sólo pasa a través de los hermanos.
Despegad del cielo, sí.
Y pisad bien la tierra,
como hombres nuevos que saben dar la talla,
en medio de dudas e inseguridades.

No es fácil la tarea que os ha dejado el Maestro:
Id y proclamad el mensaje a pesar de la sordera del mundo.
Id y mostrad los signos, en medio de la ceguera global.
Id y predicad el amor entre el barbecho de los odios.
Id y sed testigos en medio de la orfandad que provocan
las mieles de este mundo.

No, no es fácil, pero ésa es vuestra tarea,
¡y la nuestra, como seguidores del Nazareno!…

domingo, 21 de mayo de 2017

VOLVERÉ

No os dejaré desamparados, volveré.
(Jn..14, 15-21)


La clave está en tu promesa, Señor.
No os dejaré desamparados, volveré
cuando os vea perdidos entre las cosas del mundo.

Cuando las puertas de vuestro amor chirríen,
y vuestras miradas se pierdan en la noche,
si me buscáis, volveré.

Cuando la ilusión se debilite
y la esperanza deje de fluir por vuestras arterias
y vuestra luz desmaye,
volveré.

Cuando vuestro corazón chorree miserias,
 invitado por el abanico de promesas engañosas
y olvidéis mirarme en el madero,.
yo volveré con mi nueva vida.

Si vuestro corazón, distraídamente,
se cerrara al hermano,
seré fiel a mi promesa
y elevaré mis brazos como un candelabro
para iluminar vuestra ceguera.

Ánimo, venid a la luz,
desplegad vuestra solidaridad
en medio de vuestros desconciertos
y no os dejaré desamparados.   

          ¡Volveré, es mi promesa!

viernes, 19 de mayo de 2017

INSTRUCCIONES


Antes de nacer estaba yo preocupado, porque no conocía el mundo al que yo llegaría, entonces le pedía a Dios instrucciones para vivir en esta tierra.
Él acercó su voz a mi oído y me dijo:


Sé como el sol, levántate temprano, y no te acuestes tarde.
Sé como la luna, brilla en la oscuridad y sométete a la luz mayor.
Sé como los pájaros, come, canta y vuela.
Sé como las flores, enamoradas del sol, pero fieles a sus raíces.
Sé como el buen perro, obediente, pero sólo a su señor.
Sé como la fruta, bella por fuera y saludable por dentro.
Sé como el día, que llega sin alardes y se retira humildemente.
Sé como los recién nacidos, sin temor a la muerte.
Sé como el oasis, da tu agua al sediento.
Sé como el río, siempre hacia adelante.
Sé como la luciérnaga, aunque pequeñita, emite su propia luz.
Sé como los niños, ríe, juega y no te preocupes por la vejez.
Sé como el agua, buena y transparente.
Sé como los toros de lidia, lucha por tu vida hasta el final.
Sé como José, cree en tus sueños.
Sé como Lázaro, levántate y anda.
¡Y nunca dejes de soñar,
                 porque soñar es el principio de un sueño hecho realidad!