sábado, 18 de noviembre de 2017

EL RETO

...mira, he ganado otros cinco.
(Mt. 25, 14-30)


Se ha despedido el dueño,
confiándonos su jardín de ventura,
en la medida de nuestras fuerzas…

¡A la faena, hermanos!
Invertir
gozos en los que lloran,
tiempo y dinero en los desheredados,
Invertir
ideas y sudores en la labranza de cada día.

Caigan los miedos, indolencias, apatías…
que entierran las ilusiones
a la vuelta del dueño.

Ahora es tiempo
de financiar esperanzas
en favor de cuantos penan en la oscuridad,
de negociar junto a los que sestean en los barbechos de la vida,
de sembrar, 
y sembrar  en todas las estepas humanas…

Un reto ante la gran Noticia de Jesús,
pues…  
¡somos talentos amasados en su hornada!

sábado, 11 de noviembre de 2017

SENSATEZ

…y cinco eran sensatas.
(Mt. 25, 1-13)


Sólo el arte de vivir en cristiano
nos abre un horizonte de sensatez
en nuestra medianoche,
al grito
¡que llega el esposo!

Sólo desterrando el lastre de la somnolencia,
acumulamos el gozo
de  estar preparados,
al grito
¡que llega el esposo!

Sólo oxigenando el corazón,
generosamente,
alimentamos las alcuzas de buen aceite, 
al grito
¡que llega el esposo!

Sólo velando las llagas humanas,
con nuestras lámparas bien dispuestas,
al grito
¡que llega el esposo!,
entraremos con Él al banquete nupcial.

lunes, 30 de octubre de 2017

TODOS, CON ESPAÑA

Por fin, han caído las máscaras,
máscaras que pasarán por la Justicia
o, como mínimo, por halloween...






«España somos tú y yo,
y el hogar que nos ampara,
la tumba de nuestros padres
y el jardín de nuestra casa.
España es el cielo azul
que amanece en tu ventana,
y las montañas agrestes
que te velan y te guardan.
España es el limpio orgullo
de la historia de tu raza,
es el incierto futuro
donde pones tu esperanza,
y es tu voluntad de ser
español, cada mañana.
España son tus costumbres
y el idioma en el que hablas,
y el pan de trigo que comes
también es un poco España.
España es el Padrenuestro
que rezas por la mañana,
y el rojo y gualda que pone
ese nudo en tu garganta.
España es el pulso alegre
de tu sangre alborotada,
porque el futuro que es tuyo
también lo será de España.
España es la fe que tienes
en tus padres y en tu casa,
y cuando todos te falten
estará contigo España».

(Versos en una placa de la antigua Capitanía General de Valladolid) 

sábado, 28 de octubre de 2017

CARA Y CRUZ

Amarás al Señor, tu Dios...
Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
(Mt. 22, 34-40)

          Bendito seas,
       Señor de los océanos y de los riachuelos,
       de los árboles que alegran los bosques
       y de las flores que adornan los jardines.
       
       Gracias a ti, brillan las estrellas y sonríen los niños.
       Tu gracia aviva la savia de los viñedos   
       y dora el trigo de las campiñas...
      Tú eres, Señor la cara 
      de nuestro sello bautismal.

      Bendito seas Tú que nos creaste en tu molde.
      Nos hiciste patrón de mares y ríos,
      cantautores de tus grandezas.
      Nos inundaste de tu esencia
      para amar con todo el alma a nuestro prójimo...
      Eres, Señor, a un tiempo, la cruz
      de nuestro sello bautismal.

      Bendito, Dios, por el amor divino y el amor humano,
      cara y cruz de tu alianza sin fin,
     haz y envés de tu materna paternidad.

     Bendita tu Ley escrita en nuestro barro,
     mandamientos gemelos
                                  ¡en sintonía fecunda!




jueves, 26 de octubre de 2017

HABLEMOS, PARLEM

En pleno estado de crispación, de degradación política, de gente enfadada, de palabras encastilladas, de tensiones, agravios y amenazas... se pide diálogo. Yo firmo  el siguiente poema de Benjamín Prado,  poeta y novelista madrileño, pero siempre que hablemos desde la legalidad constitucional y el respeto al Estado de Derecho.


Hablemos sin cuchillos en las manos
Hablemos sin quemarnos las banderas
Con razones, sin sangre en las aceras
Con libertad, sin ira, como hermanos

Hablemos de palabras, no de idiomas
Digamos “te respeto”, “no te vayas”
Sin ver puntos finales donde hay comas
Sin ver desiertos donde sólo hay playas

La justicia consiste en ser iguales
La igualdad, en poder ser diferentes
La esperanza, en querer mover montañas
Que aprendan a pensar en nuestra gente
Abrir ventanas, sin romper cristales
Hay sitio para todos en España.

viernes, 20 de octubre de 2017

¿SERÁ POSIBLE, SR. PUIGDEMONT?

CARTA ABIERTA A PUIGDEMONT


       Dicen que el lebrel que corre al mismo tiempo tras dos liebres, no sólo pierde las dos liebres, sino que además acaba reventado. ¿No será eso lo que le pasa a Ud., estimado President de la Generalitat,  "atrapado entre dos fuegos", según leíamos hace días en Le Monde? En este sentido, y siguiendo a la prensa francesa,  Ud. está haciendo siempre sus discursos o pronunciamientos en “oxímoron”, (contradictio in terminis que se diría en latín), afirmando, por un lado, el derecho a la independencia de Cataluña, y, por otro lado, pidiendo diálogo y asegurando la proclamación y votación del  independentismo “si el gobierno español aplica el artículo 155 de la Constitución”…, y siempre en espera de una mediación internacional,  que como bien sabe no se dará.
       En definitiva, Sr. Puigdemont, exceso de insensatez, expectativa ciega y contumaz, chantaje en continua sonata… Y tras el telón, el inmenso dolor que está infringiendo en la mayoría de sufridos catalanes y de una España no menos sufriente.
       El hecho es que la paz política y social que se logró en el 78, vencida ya la Dictadura, la ha roto Ud. ahora con los suyos. Tal violación ha convertido en perplejidad y angustia la feliz y secular rojigualda pretendidamente secuestrada. Y disfraza  la sedición, con la exigencia de dialogo y mediación, por más que le atruenen en sus oídos las voces de  legalidad y sensatez que pide el resto de la España unida y los países allende los Pirineos.
       Es un hecho que el aire político en nuestra patria sigue siendo irrespirable, que huele a preguerra civil, como se lee en más de un rotativo extranjero. Ud y los suyos se han salido de madre (¡nunca mejor dicho!) y pretenden, en su vulneración constante de la Ley, llevarnos a todos al precipicio entre la España que muere y la otra que bosteza… en palabras de Machado, hace un siglo.
Son muchos los años que venimos conviviendo -¿malviviendo?- con los que refutan y hasta odian la Ley Constitucional. Mientras unos defendemos la Ley (con sus mutatis mutandis en el marco de la legalidad), Udes. defienden  la  sedición, la insurrección, la rebeldía. Y ese “Udes.” tiene caras muy concretas: Puigdemont, Ud. el primero, seguido de los señores Junqueras, Forcadell, Trapero, Sánchez, Cuixart…,  incendiarios todos de la calle, al estilo de quienes provocaron el terrible terrorismo forestal de España y Portugal, con muertes incluidas. 

       Estamos, pues,  ante la más grave crisis del sistema constitucional. Se oye en todas las esquinas. Entre la vecindad catalana se está rompiendo la convivencia, se estafa la Ley y al poder legislativo le ponen trampas, con la pretensión de forzar a los “españolitos” catalanes a hacer mutis por el foro... mientras Uds. pueden campear por sus fueros. No hay más que observar cómo en ese lugar sagrado del Parlament tratan de silenciar a la oposición , delante y detrás  del pucherazo del 1-O ilegal.
¿Adónde vamos, pues, ante un poder que dice no reconocer límite alguno en la Ley? ¿A dividir familias en la Catalunya amada? ¿A castigar más y más el proceso turístico del país contra el propio tejido productivo? ¿A contemplar las operaciones de traslado, a día de hoy, de más de un millar de empresas que emigran a Madrid, Valencia, Alicante, Navarra, Zaragoza… para defender su potencial económico y su propia clientela?
       Como patriota (¡y no facha!), que somos millones, le ruego, Sr. Puigdemont que rectifique que es de sabios, y la historia le aplaudirá. Póngase de pie en la tribuna de nuestro Parlamento, en el marco de la legalidad, y no escuche los gritos ni gestos de sus correligionarios que son “el alma de los cobardes”, en palabras del laureado escritor. O en palabras del Crucificado, que  “no saben lo que hacen”.
       Por otra parte, como creyente comprometido, le manifiesto mi vergüenza y escándalo  por algún sector de la Iglesia, con Xavier Novell, obispo de Solsona, a la cabeza, que ha dado cuerda a la minoría anarcoindependentista que Ud. aplaude, con palabras entre otras cosas, tildando a la Guardia Civil y la Policía de "guerrillas policiales" y hechos como luciendo su voto desleal. O tras la bufonada del párroco de Vila-Rodona, revestido de alba y estola, mientras en su iglesia se hacía el recuento de votos del referéndum ilegal. A Dios gracias que el episcopado en general y algunos abades y abadesas se ha mostrando con inmensa mesura y sentido evangélico, ante los acontecimientos secesionistas. 
      También como pedagogo, le recuerdo que el sistema educativo catalán sigue haciendo  oídos sordos ante la siembra de cizaña en la infancia y adolescencia desprotegidas en sus aulas. A sabiendas de que quien siembra vientos en los niños recoge tempestades en mozalbetes.
Desde el desafío secesionista del estafador 1-O, enarbolo, sin embargo, la bandera de la esperanza. La lealtad a España ha salido de su silencio y ha bendecido la “Resistencia Catalana” que lidera el joven periodista Jaume Vives, entre otro que no empuñarán más armas que la Palabra constitucional con la bandera rojigualda y la señera de Cataluña, siempre hermanadas… ¡Y hasta el buen humor!
       Finalmente, como humano, condeno, por supuesto, todo acto de violencia por una y otra parte, así como la inhibición de los Mossos d’Escuadra que se alinearon con los golpistas, a pesar de las órdenes judiciales. También, censuro el retraso excesivo en la aplicación del artículo constitucional 155. Y tanto tiempo perdido, cuando todo se veía venir. Lo peor es que casi todas las asideras están ya demasiado chamuscadas como para agarrarse a ellas, a manera de salvavidas. Con todo mantengo mi confianza en la proporcionalidad y firmeza de nuestro Gobierno. Y en la sensatez del pueblo catalán y español.
       Termino. No intente ir tras las dos liebres a un tiempo. Que va a terminar Ud, “reventado”… luchando por una republica independiente con derecho a cocina, como escribía en IDEAL el admirado periodista Manuel Alcántara. Ud. Sr. Puigdemont, ha querido emular a Lluís Companys y lo ha superado en sus errores... ¿Ha pensado Ud. en quién restañará la inmensa herida abierta en nuestra adorable piel de toro?     
  Como buen español que adora Cataluña, confío poder volver a gozar del consenso total de  todas las fuerzas políticas, defendiendo la unidad territorial y siguiendo la lucha leal, Gobierno al frente, contra la desigualdad de género, contra el paro y la contratación temporal, contra la pobreza infantil y el riesgo de exclusión, etc, etc. ¿Será posible, Sr. Puigdemont?

miércoles, 18 de octubre de 2017

TRISTE DESTINO



               Ceniza, 
               triste destino de Galicia.
               Ruina ecológica,
               martirio de personas,
               y de la flora
               y la fauna… 
               ¡Galicia meiga, querida!