viernes, 8 de noviembre de 2019

NUEVAS ELECCIONES


El cuento no es otra cosa que “una narración breve, de sucesos ficticios, especialmente la que va dirigida a los niños”. Nos habéis tratado de niños, o de tontos que no es lo mismo…
Mientras vivís del cuento, del cuento de nunca acabar… nosotros  nos preparamos para votar, en lugar de estar “botando” la pelota, distraídos en otros menesteres, o riéndonos de vosotros.
Es de iluso pensar que estáis ahí para trabajar por nosotros,  españolitos de a pie, para buscar soluciones a los problemas de los votantes. Perdonad que os meta a todos en el mismo saco. Pero es que ya van ¡¡¡cuatro elecciones seguidas en tan poco tiempo!!! Y eso habla de vuestra mediocridad política que hace causa común con la palabrería y las promesas electorales como narcóticos para empujarnos a las urnas. Os parapetáis tras sueldos alarmantes, tras promesas que huelen a corrupción y -¿por qué no decirlo?- tras la “idiotez” (atención a la etimología) de los sufridos electores…
Millones de telespectadores hemos tenidos la “osadía” de seguir vuestro debate. Y viendo el deterioro de nuestra piel de toro, que algunos llevan tiempo deseando hacerla añicos, entiendo eso de la “ineptocracia política”.
Pues eso… A seguir viviendo del cuento o del embuste que es lo mismo. A no ser que tras estas elecciones os llegue el tiempo de la conversión, como un adviento que ya llega por ahí. Habrá que daros una nueva oportunidad… Nosotros, niños o tontos de los cuentos, iremos a votar. ¡Contad con ello!



domingo, 3 de noviembre de 2019

VER A JESÚS


Se subió a un sicómoro para verlo.
(Lc.19, 1-10)

Yo, Señor, pequeño como Zaqueo,
quiero subirme al sicómoro de mi vida
y verte.
Verte, por más que me lo impida
la multitud de mis pequeñeces.
Verte al cruzar tu mirada en mi camino.
Que en verte está el cambio radical de mis noches.
El arte de tu ternura no entiende de críticas ajenas,
ni quejas de cuantos desde los santuarios
rezan
y se erigen en jueces de las personas.
Tú haces familia en el templo,
sí,
y fuera del templo aún más,
entre los encaramados a los árboles de sus sufrimientos.
Eres gallardo galileo de la generosidad,
ladrón de corazones arrepentidos,
abanderado de la cofradía de los Zaqueos,
y autohuésped de la dignidad humana.
¡A pesar de cuantos a tu vera
no paran de construir obstáculos!
Señor, dame el coraje de tu esencia,
que, en bajarme de mi sicómoro, como Zaqueo,
quisiera entre los pobres
esparcir la mitad de mi hacienda…

miércoles, 30 de octubre de 2019

BERTITA


En estos momentos de nuestro Getsemaní humano, cuando el sufrimiento nos aprieta por todos lados, no nos dejamos aplastar por la desesperación, imitamos la grandeza de Berta María, mi sobrina. ¡Qué buen ejemplo nos ha dejado! Miramos al Cielo para descubrir sus guiños de mujer fuerte. El dolor de estos días nos ha arrancado muchas  lágrimas, demasiadas lágrimas, pero con ellas hemos tenido el coraje de regar la oración en la esperanza de una Vida nueva, donde la podremos abrazar de nuevo todos con sus hijos Carlitos, Bertita y su más pequeña Nerea, ¡ellos los primeros! Será la Meta que alcanzaremos todos, con la promesa del Resucitado, tras pasar  los umbrales de cada Gólgota…
Permitidme, mis amigos, este poema que os ofrezco en su nombre, desde la capilla del Tanatorio de San Fernando (Cádiz). Ella seguro que lo ha seguido desde su paz del Cielo, porque el “hilo” con ella no se ha cortado, ni ha tenido interferencias. Y desde ahora siempre tendrá máxima cobertura…  

                 BERTITA


Con Berta, para siempre mi Bertita,
siento ya correr una brisa alada
de mujer, esperanza apasionada,
de madre, consuelo y fuerza bendita.

La lámpara en su alcoba encendida,
en su corazón la cruz bien grabada,
digna esposa de dolor consagrada
y en el cielo en multitud recibida.

Lágrimas hoy queman ojos mortales,
¿Por qué, Señor, la llevaste veloz?
¡Prodigio de misterios esponsales!

Era pan y cáliz. ¡Se fue contigo!
Oblación, dolor de ausencia precoz
¡Bendito tú buen Dios, mi Cristo amigo!


domingo, 27 de octubre de 2019

DESCONCERTANTE


Bajó a su casa justificado.
(Lc.18, 9-14).


El fariseo ha subido al templo
a dar gracias por ser religiosamente justo.
El publicano, religiosamente odiado,
se golpea el pecho, acurrucado al muro.

El fariseo se mira en su propio espejo. Se ve grande.
El publicano se mira al espejo de su culpa.
Se ve pequeño.
Aquel juzga en su severidad al publicano.
Éste juzga severamente su abatido dolor.

El fariseo se esconde en su coraza,
complacido.
El publicano se duele de su nada, inseguro,
escondido en su pecado.
El fariseo no roba, no mata y hasta ayuna,
así justifica su oficio,
y con su diezmo a la vista de todos,
en el cepillo del templo.
El publicano llora su silencio entre las columnas,
con la oración, y la mirada en el suelo.

El fariseo se despide del altar, erguido
y cumplidor.
Huele a vacío de Dios.
El publicano, vacío de sí mismo, baja a su casa.
No se ha despedido.
¿Para qué?
Si Dios y el Templo van con él…

viernes, 25 de octubre de 2019

¡HASTA CUÁNDO, SEÑOR!


Un bebé abrazado a su madre en el fondo del Mar Mediterráneo. Eso es lo que encontraron los buzos el pasado 15 de octubre a sólo 10 kilómetros de la costa de Lampedusa, Italia. No puedo quitarme esa imagen de la cabeza. Madre y bebé, junto con otras 28 personas, buscaban una vida mejor y se encontraron con la muerte. No lo habrás leído en casi ningún medio de comunicación, ni en el Twitter de ningún líder político. ¡¡¡Maldita indiferencia!!!
Lo peor es saber que se podía haber evitado. Oscar Camps, presidente de Open Arms, cuenta que su barco estaba en la zona, a pocas millas, y que vieron hasta tres aviones militares sobrevolando la zona, pero nada, no les avisaron. Las ONG siguen criminalizadas. La bondad no se lleva, nuestros dirigentes prefieren la indecencia.

El Mediterráneo sigue siendo el cementerio de la ignominia humana.

sábado, 19 de octubre de 2019

DÍA Y NOCHE


…orar siempre sin desanimarse.
(Lc.18, 1-8)


Importuna. Sin rendirse en su soledad.
Escondida en su viudez clama justicia
día y noche,
lejos del escondrijo de las rutinas,
o de servidumbres mágicas.

A la luz de tu parábola, Jesús,
aunque el Cielo difiera el plazo de la escucha,
mi oración ha de ser cordón umbilical
de comunión contigo, sin desmayo,
en la calle, al volante, en el campo,
en el cine, en el baile, en el trabajo,
en el hospital…

Importuno ante las urgencias de hambres,
odios, guerras, paro…
y ante mis propias derrotas.

Sea, pues, mi oración
palabra reparada en la viuda de tu parábola.
¡Dulce conquista de mi alma!

jueves, 17 de octubre de 2019

¿QUÉ HACER?


CIFRAS ENTRE EL DOLOR Y LA ESPERANZA.


En el mundo, 1.400 millones de personas sufren pobreza extrema y 820 millones desnutrición crónica
Una de cada nueve personas no puede acceder de manera regular a una alimentación adecuada y suficiente
En 2018 Manos Unidas aprobó 564 nuevos proyectos por un valor de 35.903.339 € en 54 países de África, Asia y América para luchar contra el hambre y la erradicación de la pobreza